miércoles, 9 de diciembre de 2015

El Taller: 3ª Temporada, de ESDIP

En la reseña de hoy toca hablar sobre la Tercera Temporada de El Taller, obra de los alumnos de la Escuela Superior de Dibujo Profesional, o lo que es lo mismo, la ESDIP (http://www.esdip.com/).


Tras el Taller original (http://caballerodecastilla.blogspot.com.es/2012/09/el-taller-de-esdip.html) y su segunda parte (http://caballerodecastilla.blogspot.com.es/2013/12/el-taller-2-temporada-de-esdip.html), se ve que la iniciativa de ESDIP y Dibbuks ha sido un éxito y se ha asentado definitivamente, en este caso con un nuevo tomo que contiene a 15 autores noveles con 15 historietas.

La primera de estas es Demiurgo, de Adrián Huelva (https://www.facebook.com/adrianhuelva/?fref=photo), donde un grupo de jóvenes artistas han descubierto como dar vida a los Cromantes, seres sobrenaturales creados a través del lienzo del Demiurgo, sin saber que este lienzo está siendo buscado por personas muy peligrosas. Este interesante argumento tiene lugar dentro de un siniestro marco aún más interesante, quedando más que claro en las últimas viñetas que el lienzo del Demiurgo es peligroso, no solo por las criaturas que puede crear, sino por el propio Demiurgo, no faltando tampoco un sensacional retrato del egoísmo y el rencor humano. ¿Lo malo? Mucha información a presión para tan solo 8 páginas, requiriendo de muchas más para que la historieta pueda desarrollarse adecuadamente y sin confusiones. Respecto a dibujo, oscuro y con muchas sombras, ideal para la trama que describe.  


Más adelante nos encontramos con El devorador de mariposas, de Ana Cordero (https://www.facebook.com/analuisa.cordero.3), con unos espíritus llamados Errantes han ido acompañando a humanos muy particulares a lo largo de la Historia. Si bien el problema de este comic es el mismo que en Demiurgo, presenta un tema como la reencarnación de forma tal que puede dar mucho juego. Respecto al dibujo, Cordero es capaz de plasmar todo tipo de escenas, desde la Prehistoria hasta la actualidad, pasando por la época medieval o victoriana, sabiendo conferir siempre con sus azules, de una u otra forma, un aire melancólico.


En Anomia, de Ana Hernández Carvajal (https://www.facebook.com/ana.hc.9003), asistimos al mantenimiento del mundo, muchos siglos después de la extinción del ser humano, por una de sus creaciones: los androides. Bella fábula sobre el ecologismo, con una advertencia todavía a tiempo en contra de las guerras y la contaminación, de la que todos podemos aprender. Respecto al dibujo, encantador, al dotar a los seres mecánicos con una apariencia y emociones de lo más humanas.


En El pastor de drones, de Antonio José Cuenca (https://tonyjocure.wordpress.com/), Santi es un ingeniero militar, correspondiéndole dentro de su pelotón la función de dirigir a los drones que acompañan a la infantería, incluyéndose entre los androides uno muy particular llamado Khan, el cual posee inteligencia artificial real y no es un mero títere. Tebeo muy curioso a varios niveles, tanto con la ciencia ficción como con el humor y lo bélico. Ejemplos de esto: la personalidad de Khan y la de Santi y por como chocan la una con la otra, así como la del segundo con las del resto de sus compañeros, o por detalles como que los drones lleven por nombre el de grandes líderes militares. Respecto al dibujo, como puntos fuertes, además de otorgar un diseño muy atractivo a humanos, alienígenas y androides, Cuenca representa de forma muy emocionante los tiroteos de sus páginas, haciendo que una escaramuza luzca como una batalla campal espectacular.


En Diabólica, estudiante de intercambio, de Blanca Amores, Diabólica, la hija de Lucifer, decide dar un cambio de aires a su vida, decidiendo la diablesa hacer un Erasmus por el mundo humano, aún sin tener mucha idea de cómo funciona su sociedad. Esta puede catalogarse como la historieta más divertida del volumen, por la inocencia de Diabólica y por todas las confusiones que va a ir protagonizando, parodiándose lo mismo los aquelarres como a las bandas de moteros, además de, por supuesto, la vida universitaria. Y todo ello con un dibujo picantón que acrecienta el humor, al volver hiperbólicos los gestos de personajes ya de por si provocadores de risa.


En  Los estigmas del volcán, de Carolina Álvarez (https://twitter.com/KaiselKa), un dúo de aventureros debe robarle al espíritu de un lago su piedra mágica, a fin de salvar un pueblo de un cataclismo volcánico con ella. El humor también hace en este tebeo una aparición importante, aunque Argus y Mirko también suponen algo más: el contraste de quien se hace responsable de sus acciones y de quien no. Respecto el dibujo, llena las páginas de personajes muy expresivos, ya sea la pareja de pícaros protagonistas o las divertidas e imaginativas criaturas que los acompañan a lo largo del comic.


En Zynzide, de Klaux (https://www.facebook.com/klaux.ofshadows), dos jóvenes, el guardia Sanya y el mercenario Zima, a pesar de estar enamorados, acabarán enfrentados por sus dos modos de vida tan opuestos. Con este yaoi se repite la trama erótica en el Taller, como ya pasaba en la Segunda Temporada con Imperfect, con mucho de tragedia imposible de resolver, con unos personajes bastante desarrollados para tan pocas páginas. Así, Sanya, a pesar de estar entregado a proteger a su gente, peca de tonto con su amante, Zima, el cual, a pesar de ser una persona cariñosa, es un ladrón sin escrúpulos hacia los que roba. Respecto al dibujo, Klaux lo mismo sabe ilustrar escenas con combates y  tensión, que de sensualidad y erotismo, con un importante influjo de Kenny Ruiz, su maestro.


En Sacrilega Curiam, de José Ignacio “Mimbrari” Castillo (https://www.facebook.com/jose.mimbrari), un demonio se libera de las ataduras que lo mantenían prisionero en un santuario, no quedándole a un heterogéneo grupo de guerreros más remedio que cooperar para vencerle: un fiscal, una rebelde y una bruja. Historieta interesante y que queda muy bien planteada para las pocas páginas que ocupa, siendo una presentación perfecta para un comic mucho más largo, con un mundo digno de desarrollarse y con un trío protagonista que no puede ser más distinto entre sí (por ejemplo, el fiscal, pese a ser muy ortodoxo, quiere proteger a la humanidad, mientras que la rebelde, a pesar de ser bastante tolerante, mira mucho más hacia su bienestar personal). La ambientación es muy buena, oscura y con unos tonos sepias que la diferencia de las otras del volumen, con unos diseños muy atractivos, tanto a la hora de crear humanos como monstruos, y con unos fondos muy detallados.


En Nemetón, de José Luis Criado (https://www.facebook.com/josemanuelcriadobermejo), el joven Cernuro va a convertirse en druida en su aldea, como marca la tradición… hasta que se rebela contra esta y decide ir a ver mundo. A través del animales antropomórficos muy imaginativos, el autor nos relata un viaje que lleva al protagonista no solo a replantearse todo lo que ha conocido hasta ese momento, sino a abarcar mucho más de lo que hubiera imaginado, transformándose en adulto por el camino. Especial mención a secundarios como el hermano mayor de Cernuro, por cómo evoluciona su percepción hacia este a lo largo de las páginas.


En El duelo de nunca acabar, de Juanjo Rodríguez (https://www.facebook.com/juanjorodriguezdibuja/), dos petimetres se enfrentan en un duelo a muerte por la bella hija de un general… a pesar de no haber cogido un arma en su vida. Excelente parodia de los duelos de honor, con unos duelistas incapaces de hacer daño una mosca y un duelo que por los más divertidos motivos acaba siempre por interrumpirse. El dibujo representa un buen trabajo de documentación de la época en lo referente a los bailes de salón, la moda y la forma de batirse.


En Nonstop, de Lucía Benavente (https://twitter.com/LittleBrisby), Pinky, Liam y Hopper son tres compañeros de viaje en busca de una ruta que les saque del desierto, con la esperanza de ver que hay más allá de la Pared Vertical… y todo ello con la mafia pisándoles los talones. Una búsqueda de un mundo mejor protagonizada por un interesante trío, contrastando la candidez de Pinky, la carismática protagonista, con la granujería de sus dos acompañantes, aunque la necesidad les hace cooperar a pesar de sus diferencias. Dibujo simple pero muy bonito, siendo junto a  Zynzide y Diabólica, estudiante de intercambio una de las tres historias en blanco y negro del volumen, llamando la atención con respecto a las otras 12, a color.



En I 14:12, de Luis Bajo Collados (https://www.facebook.com/nathan.saminer), Michael debe parar la rebelión que ha empezado Lucius, antiguo compañero de armas y amigo suyo. A través del marco superheroico, se narra de forma muy original el enfrentamiento del arcángel San Miguel contra Lucifer, en unas páginas llenas de acción y viejos rencores. El dibujo se ajusta a lo expuesto en el guión, con peleas llenas de guerreros alados y que se baten a puñetazo limpio contra sus enemigos, con las emociones de los personajes a flor de piel en todo momento.


En Trialty, de Marina Sainz Wood, una joven se ve sometida a una dura pugna interior, con su lado bueno y su lado malo enfrentándose por ver quien acaba por controlar sus acciones. Esta es otra de las historietas que convendría de tener un mayor desarrollo, pues el lector no sabe que motiva que el lado luminoso y el sombrío de la protagonista sean tan desmedidos (el segundo quiere dañar a los demás y el primero quiere suicidarse para no poder hacer nunca daño a nadie), aunque no deja de ser por todo esto una atrayente representación de la psique humana, capaz de los mayores hazañas o canalladas en función de la persona. Respecto al dibujo, contrasta lo que son los momentos mundanos a color, con los que se ve enfrentarse a la luz y las tinieblas, en blanco y negro, con la protagonista representada en un más que bien escogido gris.


En Trisquel, una piedra rara... rara, de Nico Naranjo (https://www.facebook.com/niconaranjo334), tres jóvenes tienen que colaborar para rescatar la piedra solar de una belicosa tribu para devolverla junto a sus Tótems. Esta es posiblemente la historieta más alocada del tercero de los tomos del Taller, con un mundo post-apocalíptico donde las personas, aún rodeadas de maquinas como coches y microondas, no conocen su verdadero uso y viven casi en la Edad de Piedra, eso sí, con un lenguaje muy macarra y unas ocurrencias muy divertidas. Respecto al dibujo, Naranjo ilustra el movimiento de una forma tremenda, y eso sin entrar ya hablar de las expresiones de unos muy variopintos personajes, todo ello con una elegante y bonita paleta de colores.



En Be Venus, de Rodrigo Yborra (https://twitter.com/RodryCroft), la diosa del amor Venus ofrece un collar mágico a la humana Berta, para que con él se atreva a pedirle salir al chico que le gusta. Con mucho humor (y un pelín de mala uva), esta comedia no deja de tener varios puntos muy válidos para el amor, y la vida en general, en el mundo real: ser sincero y tratar de ser uno mismo. Respecto al dibujo, muy simpático, con un genial coloreado,  yendo desde lo esperpéntico a lo sentimental sin ningún problema.


En conclusión, la tercera parte de El Taller sigue presentando al mercado español prometedores artistas, teniendo estos algunas historietas que a un servidor ciertamente le gustaría ver continuar. Podéis haceros con el volumen gracias a la editorial Dibbuks por un precio de 18€, contando con unas 136 páginas en donde, además de todo lo referido, hay un prólogo de los maestros Kenny Ruiz y Emilio Luján.

Por último, las dedicatorias que me hicieron los distintos dibujantes de la obra durante sus presentaciones tanto en la Generación X de la calle Puebla como en la de la travesía del Doctor Flemming. ¡Gracias de nuevo, tanto a vosotros por vuestra cordialidad, como a la ESDIP, por su generosidad al regalarme el tomo!



Dedicatorias de Luis Bajo Collado, Adrián Huelva y Klaux


Dedicatorias de Lucía Benavente, Juanjo Rodríguez, Rodrigo Iborra y Carolina Álvarez


Dedicatorias de Antonio José Cuenca, Ana HC y Nico Naranjo

3 comentarios:

  1. No dejo de sorprenderme, cuando hay material bueno se reúne en un cómic Hay 4 historias que me parecen muy buenas y las otras tendría que verlas, pero el dibujo no pareciera de novatos. Muchas gracias por explicar cada cuento y lo mismo pienso; si se les diera más páginas a cada uno...¡¡ las maravillas que podrían resultar!!! Abrazos desde Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Si, hay unas cuantas historias que a mi también me encantaría seguir a lo largo de más páginas.

      Por cierto, si te ha gustado el arte de Carolina Álvarez, te informo de que está haciendo un webcomic llamado "Forgotten Sons" en tumblr. Lo puedes seguir, de forma totalmente gratuita, por la dirección que dejo a continuación:

      http://forgottensonsesp.tumblr.com/page/21

      Eliminar
    2. Dale, le doy una hojeadita, saludos

      Eliminar